Iglesia románica de San Mamed de Moldes
Iglesia románica de San Mamed de Moldes

La iglesia románica de San Mamed de Moldes se eleva sobre la cima de un antiguo castro desde el que se domina el campo por el que se dispersan los pequeños grupos de casas que forman la parroquia.

En cuanto a su estructura principal, consta de una sola nave y un ábside rectangular, conteniendo las características de la arquitectura románica.

En el centro del tímpano de la puerta principal presenta una cruz que se repite en todo un Vía Crucis alrededor del templo. Esta cruz latina tiene ensanchamientos triangulares en los cuatro extremos y está pintada de rojo.

La fachada principal presenta la repetición de un arco que engendra una doble arquivolta adornada con toros, cañas y medias cañas, y el exterior con una ancha banda con dos órdenes de hojas. Los capiteles se apoyan en dos pares de columnas a cada lado de la puerta que aparecen acodilladas en jambas. Sobre los capiteles se alza un friso con motivo de decoración formado por líneas dentadas. En el primero se tiene un tema muy reproducido y de gran significado simbólico, dos palomas bebiendo de un cáliz. En el segundo capitel, se tiene un motivo ornamental formado por entrelazos. En contraste, los capiteles del lado izquierdo presentan motivos vegetales que reproducen de forma esquemática la flora local, como pueden ser las hojas de berza.

Las columnas son de fuste liso, estrecho y largo con basa clásica muy degenerada. El vano del arco está ocupado por otro de descarga que protege a un tímpano liso. Figura en su centro una cruz roja.

Se observa en esta portada una armónica perfección en todo su desarrollo permitido por la buena calidad de la piedra y la regularidad empleada en la colocación de los sillares. Por su estructura, unida a la que indica el resto del templo, se puede señalar su origen en los comienzos de la segunda mitad del siglo XII.

En cuanto a las fachadas laterales, en la fachada norte se encuentra una puerta estrecha con un arco de descarga sobre un tímpano, también con la cruz roja en el centro. Mientras, en la fachada sur, la ornamentación es más abundante y rica.

Fachada lateral iglesia románica.
Fachada lateral iglesia románica.

Adosada al muro sur de la iglesia aparece una capilla cuya estructura exterior indica que su construcción fue posterior, como se puede comprobar en el interior. Tiene un ábside de planta rectangular.

El interior consta de una sola nave de unos once metros de fondo por poco más de cinco de ancho. Los muros tienen una altura de seis metros, con dos saeteiras a cada lado, que dan al templo la estructura defensiva que distingue a las construcciones románicas. Al fondo de la nave el arco triunfal presenta líneas esbeltas. Es un arco ojival incipiente, un arco de medio punto roto lo que señala exactamente la actividad cisterciense de sus inicios. Sobre el arco se abre una saeteira de las mismas dimensiones de las otras.

A continuación el ábside de forma rectangular. Su cobertura es de madera.

Adosada a la nave hay una capilla lateral mandada construir en 1638 por el capitán Bartolomé Tizón y su esposa Victoria de Luzón. Corresponde a un estilo en el que las formas grecorromanas contrastan con el románico. Esta capilla, por sucesivos enlaces matrimoniales entre los Tizón y los Diéguez, y estos posteriormente con los Losada, pertenece en la actualidad a la familia Losada Diéguez y en ella se encuentran los restos del escritor Antón Losada Diéguez.

Interior iglesia románica de Moldes.
Interior iglesia románica de Moldes.

En el interior destaca la cubierta de la capilla, consistente en un techo totalmente plano conseguido por cohesión únicamente de las piedras que lo forman. En el muro del altar aparecen dos bajorelieves que representan la Flagelación y a la Virgen de las Angustias con el cuerpo de Cristo en el colo.

Altar de la iglesia románica de Moldes.
Altar de la iglesia románica de Moldes.

Enlaces recomendados:

Anuncios